Kitesurfing en Sal, Cabo Verde. Cuaderno de Viaje. Día 1

2
1350
sal-cabo-verde

Suena el despertador a las 2:30 de la mañana. Mi amigo Bienve me recoge en menos de media hora. Hace un frío del carajo y no he dormido nada. Jodida ansiedad. Me va a matar. Suerte que tengo todo preparado y que lo único que tengo que hacer es coger la maleta y bajar al portal.

Bienve llega puntual. Como siempre. Nos vamos para Málaga. Tenemos que facturar sobre las 5 de la mañana. Una vez más dejamos el coche en el NovoParking. Nos sale la semana por un poco menos de 30€. Tienen servicio 24 horas y te llevan en bus al aeropuerto. Todo muy fácil y rápido.

Sobre las 5 de la mañana estamos delante de los mostradores. Yo con mi maleta de 140cms y 29 kilos de peso y con otra como equipaje de mano. No me ponen ningún problema para facturarla. Claro, cómo me lo iban a poner. Si me la iban a perder. Ahora mismo no se donde cojones está la maleta. Debe estar o en Lisboa o en Malaga. En fin. Solo llevaba todo el material necesario para hacer kite y para vestirme esta semana. Vamos, lo que viene siendo un putadón. Espero que se arregle en los próximos días.

Llegamos sobre las 13:30 a Cabo verde y como nos aconsejaron salimos disparados hacia el mostrador de visados. Hemos sido de los primeros y nos lo han hecho bastante rápido. 25€ cada uno. Ya estamos dentro de Cabo Verde. Ojo, estad atentos. Salid del autobús los primeros si no queréis estar allí 1 hora esperando.

Vamos a recoger los equipajes… Bueno, ahora ya sabéis lo que pasó. Pongo la reclamación y nos piramos.

El chofer que nos va a hacer el transfer al Surf House Hote de Cabo verde nos dice muy amablemente que quiere ver el fútbol y que faltan 15 minutos para que empiece el partido. Tardamos 10 en llegar del aeropuerto a nuestro apartamento. Conducen como en Marruecos 🙂 (12€) El apartamento de Aldo es una pasada. No es de los más baratos pero merece la pena. Sale por 450€ la semana y entran hasta 4 personas. Tiene cocina y está amueblado muy contemporáneo. Los vasos son de IKEA. 🙂 En el enlace de arriba podéis ver las fotos.

Durante el camino nos ha dado tiempo a ver de lejos la famosa “kite beach” y “ponta preta” La imagen que tenía de la isla era un poco peor de lo que me he encontrado. Es un país pobre pero te sientes seguro en todo momento. Hay niños jugando por todos lados. Y muchas familias de alemanes. Estos están por todos lados.

Hemos estado dando una vuelta de reconocimiento por la zona y hemos comprobado 3 cosas. Primero, que la super bock está muy buena. Segundo, que la “tuna”, el atún de allí, está riquísimo y tercera, el pan de aquí es una delicia. 4 birras y 1 plato de atún, 10 euros.

Plato de atún de 4'50 euros.
Plato de atún de 4’50 euros.

Por último, hemos hecho unas compras en un super de aquí y también hemos comprobado que era verdad lo que nos decían. Os dejo una foto con la facturita… Mejor comer en la calle.

Ya está bien por hoy. Espero poder navegar mañana.

Días 2 y 3

 

2 Comentarios

Deja un comentario