Flysurfer Psycho 4 15m. La revisamos.

0
112

Nuevamente, Pablo Baccio, activo participante de nuestro foro, nos deja una interesantísima reseña de la Flysurfer Psycho 4. Espero que os guste.

Gracias Pablo.

En realidad para tener un “test drive” mas completo. Tengo que probarlo en otras condiciones(mas viento) y ser mas experimentado en el tema foil, digo por detalles técnicos que se me escapan. Pero bueno, el camino se hace andando y quizás complete esta reseña en otro momento.

Viento sudeste 10/12kn
Flysurfer Psycho 4 15m
Noseboard 139×39 (bidi)

La tela de estos kites es distinta a los inflables que conocemos, el material parece menos frágil, cosa que nos da la sensación que puede ser un kite para toda la vida. También es un alivio no pensar en válvulas que se despegan, bladder que explotan o costillas que se desinflan. Pero en el mundo foil tenemos algunos dolores de cabeza que para ciertos riders pueden ser tema de vida o muerte(por la ansiedad).

En principio necesitamos de un lugar amplio para el despegue, ya que estos bichos se van armando a medida que despegan, casi siempre en potencia. (ver tutoriales en youtube). También tomarse el tiempo prudencial para comprobar que todo el bridado que es abundante este en orden y no corra peligro de enredarse. (para un tipo desprolijo como yo… es un dolor de cabeza)

En general los foils carrera o algunos intermedios de alto AR y con sus formas espigadas dan problemas al despegar por que las puntas tardan en inflar y se retuercen hasta encontrar su forma. En este caso la orientación freestyle de este bicho y su forma hacen padecer menos estos males y se arma muy rápidamente en el despegue.

La primera idea en un viento marginal… es que uno va a padecer. Pero el bichito tracciona muy rápido y genera buen viento aparente, por lo que en la primera carrera estaba tirando del freno como loco. Un borde ceñido y con velocidad constante fue un verdadero festival. Generalmente por experiencia, me preguntan cuantos nudos hay, y doy idea con total precisión por que estoy acostumbrado a sentir el kite. En este caso estaba desorientado, por que mis bordes eran a fondo, como si tuviera disponible 15/17kn. Pero pasaba al lado de otro rider que con un 12 metros luchaba por mantenerlo a las 12, y en pocos intentos pudo salir muy derivado y abanicando con fuerza. Yo por el contrario pasaba totalmente cazado y expulsando agua como si tuviera una hélice bajo la tabla.

Una consideración importante. Estos kites tienen un lift muy potente. En todo momento intentan sacarte de donde estas y te llevan… hacia arriba. Por lo que es una constante mantener la posición sobre la tabla y acomodar e ir sintiendo el kite en el recorrido. A mi gusto navego con la vela muy baja, casi tocando el agua. Mi cuerpo extendido sobre el agua y la el canto de la tabla usarlo como quilla. Pero hay momentos en donde los músculos de la vela reaccionan y poco a poco te ganan la pulseada hasta entrar en esa carrera loca a la deriva. Incluso en un momento para salir de esta carrera, tuve que hacer voluntariamente un salto para poder cambiar de dirección la vela en el aire. Dice mi amigo “Sabraxas” que ha tenido mas experiencia en estas velas foils. Que a diferencia de los LEI que uno puede tirar del freno y bajar tanto el perfil que el kite quede manso y tranquilo. En estos doble piel resulta imposible esconder su perfil al viento, cosa que hace que en todo momento el kite este en tensión mas allá de que el freno este en su máximo recorrido.
Es una sensación distinta, hay que armarse de paciencia y sentir el kite para hacerlo rendir. Es otra forma de navegar.

En cuanto a esta vela, flysurfer la publica como the freestyle weapon. Bueno, quizás en este tamaño no se note tanto. Pero si es digna de su diseño. Los kiteloops son rápidos y briosos, sin plegar tips y con un radio aceptable. Los frontloops ideales a la hora de cambiar de borde sin perder velocidad.. Los saltos… bueno, hay que educar el cuerpo nuevamente. No funcionan como en un LEI, así que todavía estoy en experiencia.

En cuanto a lo que menos me gusto, es su presencia en la barra, con presión alta nos resta horas de diversión… y quizás hasta alguna fatiga muscular. Incluso, las rodillas sufren la constante lucha con un angulo de ceñida bestial y el lift que intenta sacarnos de curso.

Cuando el viento subió, encontré un sweet point en el kite. Se puso mas rápido, mas ágil y mas excitante. Tuve un salto altísimo que no terminaba mas… en altura y en largo… comencé a desesperarme y solté la tabla de mis pies a modo de prevención. Cosa seria… a seguir montando

Faltan sensaciones y preguntas por resolver, pero bueno, es la primera impresión para este toro del aire que aun siendo foil se parece a sus primos inflables.

Saludos.

Podéis leer a Pablo y a otros foreros en nuestro apasionante foro.

Deja un comentario